LA VIDA NOCTURNA

Las noches de Itacaré son muy animadas, siendo los bares da la calle principal los puntos de encuentro para las previas a las fiestas que comienzan después de medianoche.

En Itacaré, la vida nocturna se mantiene activa durante todo el año, con el forró y el reggae; estilos musicales que más se escuchan y bailan. Los bares que ofrecen música en vivo tienen un buen ambiente, donde se suelen convertir en animadas pistas de baile en las cuales los locales enseñan a bailar a los recién llegados.

Para aquellos que prefieren salidas en horarios más temprano, pueden encontrar animaciones en los numerosos restaurantes y bares que abren entre las 19 y la 01 am. En Itacaré es costumbre cenar temprano, hacia las 18-19hs y descansar un poco para luego salir pra balada (de fiesta) y disfrutar de la larga noche. Las fiestas más animadas comienzan en general después de las 23hs y finalizan al amanecer, siendo su auge entre la 1:30 y las 2:30hs.

Muchos bares y restaurantes llaman la atención por su exótica decoración artesanal con cuadros, luces, colores y plantas naturales que dan un reflejo especial y auténtico a la noche. Varios de ellos ofrecen pequeños concierto de MPB, la dulce y animada Música Popular Brasileña. La música electrónica también ilumina las noches veraniegas, siendo protagonista de fiestas con DJs y de conciertos de conocidas bandas que tocan desde Black Music a reggae.

Visitantes de todo Brasil y del mundo entero se encuentran en los bares, creando un ambiente divertido y multicultural con diferentes opciones de diversión: pool, billar, videos, metegol, cocktails, DJs, bailes...

Las playas también son protagonistas de fiestas y conciertos; y ciertamente son los escenarios preferidos por todos. En la playa de la Concha, varios bares y restaurantes ofrecen música en directo, fiestas nocturnas y exhibiciones de capoeira.

Al amanecer, la fiesta da paso a uno de los espectáculos más mágicos de Itacaré, viendo aparecer el sol con sus reflejos anaranjados y rojos. La música y los bailes ceden el protagonismo al ruido de las olas contra las rocas y de los pájaros saludando un nuevo día, deslumbrante de luces y colores. Todos los santos de Bahía despiertan con el astro rey en Itacaré.